Ir al contenido principal
Mira el mapa de las librerías que albergan estos libros a continuación (Cochabamba, Bolivia):

Presentación Cazador de Sombras

Se llevó a cabo el 24 de septiembre de 2010 a las 18.00 en el teatro del colegio "Santa Ana". Nuevamente, mi colegio me prestó sus instalaciones. Mi mesa estaba justo a la salida -era una de las que usan los estudiantes regularmente, así que fue como revivir el cole en cierta forma-.

A modo de hacer publicidad, mandé a hacer unos volantes que dejé en distintas bibliotecas, repartí en el correo y pegué en las paredes de comunicación social de la UMSS. También dejé algunos en mi universidad, pero como el sello de aprovación no se notaba (debido al fondo rojo) minutos después desaparecían de los pizarrones.
Desafortunadamente no encuentro la que me guardé de recuerdo, pero acá el boceto que hice para la imprenta. De todas formas en cuanto la encuentre la subiré de inmediato.



Esta vez las invitaciones no fueron tan bonitas como las del primer libro. Mea culpa. Los libros también salieron atrasados de la imprenta, pero ellos se esforzaron para entregarme todos ese mismo día. Como el evento se llevaría a cabo en el teatro, no se podían circular bocaditos ni refrescos. No obstante, se armó una mesa con éstos a la entrada del teatro, en el patio de mi colegio.

Antes y después del acto, unos amigos me apoyaron con su música en vivo. Pese a que mi hermano y sus amigos (que tocaron en la anterior presentación) estaban ocupados ese día, Adrián, Andrés y Andrés aceptaron ayudarme y vinieron a tocar para darle nuevamente ese toque original a mi presentación. Desde luego, les cedí el escenario del teatro.

El evento fue dirigido nuevamente por mi profesor de filosofía, Martin Guzmán. También habló la directora del colegio, Sor Nilsa Ruíz, y esta vez mis papás quisieron decir unas palabritas. Permanecí todo el tiempo en la entrada del teatro,
en mi mesa-escritorio, observando a la gente llegar y procesando los hechos mejor que la anterior presentación. Al menos ya no vestía tan formalmente (camisa blanca), eso me aliviaba.

Y por segunda vez, me tocó hablar. En esta ocasión admito haber estado más preparada que en la primera. Me animé a hablar sin tener algo escrito en la mano.


Después, tocó la firma de libros. La cola no igualó a la de la presentación anterior. No sé si fue debido al día, la hora, etc. Pero de todas formas hubo gente y me alegré mucho por el apoyo que recibía.

Como había llevado mi máscara a modo de decorar un poco mi mesa-escritorio, varios se sacaron fotos aprovechando el detalle. Sé al menos de una foto en el Facebook de alguien con mi máscara, jeje.

Eso me gustó mucho, porque a fin de cuentas mis libros son para el público, y mientras más se involucren con ellos, mejor.
Ya después de la firma, cuando salí del teatro se realizó el brindis con los que se habían quedado. Pude conversar con varios amigos de colegio que no había visto desde el año pasado. Recibí varias felicitaciones, incluyendo de las señoras del Bloque de Promoción Moral.

¡Gracias a todos los que asistieron e hicieron de mi sueño una realidad!

Comentarios