Ir al contenido principal
Mira el mapa de las librerías que albergan estos libros a continuación (Cochabamba, Bolivia):

Sibelle para Benjamín

Nombre clave durante su escritura: Gargoyle

Lo que será mi cuarta novela. Estoy abordando nuevamente el tema de lo fantástico, aunque esta vez de manera más explícita. Para irte preparando, en Sibelle para Benjamín encontrarás más que todo brujas y magos. Habrán también otro tipo de criaturas, pero no me gustaría adelantártelas todas.

De 434 páginas, tamaño medio oficio. Algunos de mis lectores me pidieron expresamente volver al mismo tipo de tapas que tenían La Luna de Apolo y el Cazador de Sombras. He decidido complacerles.

Esta novela transcurre (oh sorpresa) en Cochabamba. Puede que me esté volviendo repetitiva con el lugar, pero es que allí vivo y lo conozco mejor que otros a los que he viajado alguna vez. Ahora, el tiempo en que transcurre muajaja no lo puedo revelar todavía. Prefiero que se compliquen un poquito pensando en la línea temporal. Pero no se preocupen, hay pistas en la historia.
"Unos dicen que escupe fuego, otros que es uno de los disfraces del demonio. Algunos afirman que se van a confesar con ella, que en realidad no hay mejor escucha que esa terrorífica gárgola. Tal vez, misteriosamente, un día desaparecerá de la noche a la mañana, y se habrá ido volando cansada de su reposo siglar. Y sólo después se escucharía el rugido estentóreo de una garganta hecha de piedra."
Contratapa:

Sibelle es una bruja moderna que ha conseguido lo que ningún hechicero había logrado antes: Ha creado un ser a partir de una gárgola y un humano.
Benjamín, con la apariencia de un hombre y la mente de un niño, conocerá un mundo sin lógica predecible en donde la magia no sólo actúa a través de encantamientos.
Acompáñalo en la búsqueda del amor que tuvo, perdió y que piensa recuperar aún cuando nadie parece poder ayudarlo.

Extracto:

Sibelle continuó observando aquella gárgola, cautiva por su peculiar forma y atraída por su incomparable pasividad.
“Guardián de nuestro pueblo, gárgola guarda secretos”.
La lluvia comenzó a arreciar, Sibelle no tardó en quedarse empapada al no buscar refugio alguno. Por extraño que pareciera, la gárgola adquiría un diferente aspecto bajo las gotas del cielo.
“Eterno ser de piedra, ¿estás llorando aprovechando la lluvia?”
La gárgola permanecía impasible ante la ventisca de la noche. Aquella soledad se había visto invadida directamente por una tormenta nocturna. Sibelle estaba entrando en éxtasis al contemplar la gárgola bajo aquella tempestad, con sus brazos fornidos abrazando aquel caos repentino. Las gotas de lluvia se deslizaban por la gárgola, cubriéndola de falso sudor. Pero lo más impactante eran sus ojos. Ojos negros, muertos, exánimes. ¡Parecían llorar! Parecían producir lágrimas y encontrarse en un llanto silencioso. Cómo conmovía esto a Sibelle.
“Dame una señal, gárgola, de que me estás llamando. De que anhelas en secreto casi tanto como yo de que acuda a ti y te libere de tu fría prisión de piedra. ¡Sólo una señal!”
De pronto, un rayo iluminó muy de cerca a la gárgola, incluso pareció haber caído sobre ella. Cuando Sibelle se recuperó del resplandor frente a ella, observó estupefacta que la cabeza de la gárgola parecía haber bajado unos centímetros para mirarla. Quería gritar. Tanto de horror como de alegría o emoción, quería gritar. Sus piernas flaquearon y Sibelle cayó de bruces contra una de las paredes de otra construcción. Se sentía a la merced de ese ser de piedra. Un vínculo, una conexión casi tan íntima que conmovió a su corazón.
- ¡Te escucho ser de piedra! – gritó dejándose llevar por sus emociones. Parándose torpemente con ayuda de la pared -. ¡Te he oído y estoy contigo!

Comentarios

  1. Hola....me gusto mucho tu libro y quería saber si sacaras segundo libro..... Enserio es muy buena y me parece que el segundo libro tendría mucho éxito
    Gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario