Ir al contenido principal
Mira el mapa de las librerías que albergan estos libros a continuación (Cochabamba, Bolivia):

Canciones del corazón mojado

Nombre clave durante su escritura: El devorador

Escrita el 2013 y publicada en el 2014 por motivos de estudio (mi tesis me traía ocupada).
Consta de 200 páginas.Va en su primera edición.
Es el primero de la trilogía El Devorador de Almas.

Trata de una joven que está a punto de salir del colegio. Mientras lidia con sus problemas personales, metida en su mundo juvenil, Cochabamba se enfrentará a un fenómeno desconocido que atenta contra la vida de muchas personas. Vive junto a ella sus sentimientos y su manera de afrontar una realidad ante la cual se siente impotente.

Géneros: Sobrenatural, romance, suspenso.

Es de fácil lectura, ideal tanto para jóvenes como para adultos.

Contratapa:
Un comentario crítico del escritor Dennis Morales Iriarte, que puedes leer aquí.

Extracto:

- Sonríes – observó Silver cuando nos separamos.
- Tú me has hecho sonreír – afirmé. Involuntariamente volví a poner la mano sobre mi pecho.
- ¿Te sigue doliendo? – inquirió intranquilo. Sonreí todavía más.
- Ya no es dolor – confesé -. Mi corazón ha cambiado. Estando a tu lado, mi corazón se ha llenado.
- ¿Cómo? – Silver sonrió ligeramente, sin comprender.
- Antes… Desde siempre, mi corazón era muy obstinado. Ante alguna preocupación o algún malestar se hinchaba de vacío. Se llenaba con mis más absurdos temores y no me dejaba sentir otra cosa más que ese dolor. – Sentí nostalgia al pronunciar esas palabras -. Pero entonces llegaste, y me hablaste de enfrentarme a ese dolor, como nadie había hecho antes. Y por primera vez, sentí que mi corazón se liberaba de ese vacío, como si lo repeliera. Y no solo eso, sino que, con tus palabras, con tu presencia, se volvió a llenar. Se envolvió de ti.
Reí ante la idea. Qué metáfora más absurda. Estaba comenzando a arrepentirme de haberlo dicho, cuando Silver me acarició la mejilla.
- Ya entiendo – aseguró -. Tu corazón es una esponja. Absorbe todo a su alrededor, lo retiene con gran facilidad.
“Una esponja”.
- Creo que cuando se llena de vacío, como tú lo llamas, en realidad no está lleno, sino seco. Y un corazón seco puede ser un problema para alguien que está acostumbrada a absorber.

Comentarios

  1. Hermosa referencia. Yo tambien quiero un corazon de esponja.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario